social elearning

3 razones por las que se aprende más, mejor y más barato en un escenario de social elearning

El valor real aportado por la formación a la cadena de valor de las organizaciones y su aplicación al día a día de las personas siempre ha sido un factor discutido, difícil de medir y sobre el que, en el mejor de los casos, tenemos una percepción dudosa de inversión alta y poco aprovechamiento.

  • ¿Cuántas veces hemos asistido a cursos que realmente no han cubierto nuestras expectativas y necesidades reales?. 
  • ¿En cuántos cursos el contenido y el formador no han estado conectados con la realidad de nuestro trabajo y la estrategia, cultura y objetivos de nuestra organización?.
  • ¿Cuántas veces ha usado mi equipo contenidos formativos formales para soportar sus tareas cotidianas, resolver problemas o incidencias y darles soporte?

La respuesta a estas preguntas y le mejora de la eficacia y resultados de los procesos formativos corporativos pasan por dar un giro al enfoque del aprendizaje haciéndolo social: informal y colaborativo. ¿Porqué  aprendemos mejor en un escenario Social Learning?, estas son mis tres razones principales:

  1. Porque, ¿quién va a enseñarnos mejor que un verdadero experto y sobre todo si es un compañero?. En nuestras empresas hay "personas sabias" en diferentes competencias, gurús que pueden extender su conocimiento y experiencia al resto. Expertos que aplican su sabiduría en el día a día de la organización y que conocen su estrategia, valores, objetivos, retos y procesos. Social Learning extiende, viraliza su conocimiento aplicado a nuestra realidad, necesidades, procesos y cadena de valor. 
El aprendizaje social aporta soluciones que hacen posible conectar a las personas, que puedan explicitar su conocimiento, enriquecerlo, reutilizarlo y compartirlo; el soporte evoluciona hasta hacerlo colaborativo, pertinente, ubicuo; y todo ello haciéndolo compatible con las tareas, optimizando los recursos y por tanto reduciendo las inversiones y costes de la formación y reconociendo y recompensando a los que más aportan.
 
 
Perfil WolaEjemplo del perfil social de un experto en un entorno Social Learning: competencias, reputación social, reconocimiento.
  1. Porque, ¿qué mejor que disponer del aprendizaje en mi puesto, que sea pertinente y a tiempo y se adapte a mis tareas, retos o problemas?. El aprendizaje social permite integrar los contenidos con mis procesos, entornos o aplicaciones de forma que pueda preguntar a la comunidad y sus expertos, localizar de forma rápida y eficaz a la información necesaria, encontrar respuestas a preguntas o problemas que otros han tenido. De esta forma se reducen los costes de soporte pero sobre todo las personas encuentran el conocimiento que necesitan y a tiempo con lo que se mejora su satisfacción, productividad impactando directamente en la cuenta de resultados.
  2. Porque puedo poner en valor la formación formal asegurando su aprovechamiento, reutilización y aplicación en el puesto de trabajo. El aprendizaje social no excluye la formación tradicional, al contrario, la integra, la pone en valor, permite reutilizarla, enriquecerla y hacerla accesible y disponible en todo momento.

Así mismo permite construir comunidades en torno a cursos, de forma que el aprendizaje post-formación adquiere verdadero sentido a través de soporte port-formación, seguimiento de la aplicación práctica, foros de resolución de dudas, experiencias de las personas, gestión de prácticas colaborativas, etc.

 
En definitiva, un escenario Social Learning pasa por formalizar ese aprendizaje social de forma que pueda ser gestionado, integrado con la formación tradicional, medido y alineado con la estrategia corporativa y los objetivos de negocio.
Supone una mejora de la eficacia de nuestros procesos formativos, una reducción de costes pero sobre todo una mejora en nuestra capacidad organizativa,  de las competencias de las personas, un incremento de su satisfacción y productividad.  
 

Comparte esta noticia