ideas y elearning

7 etapas Design Thinking aplicadas al eLearning

Design Thinking es un proceso típicamente vinculado a la creación de ideas innovadoras y resolución de problemas  pero que puede aplicarse a cualquier ámbito y área de especialización. En concreto, en este post abordamos la aplicación del proceso de ideación en la elaboración de productos para el aprendizaje.

 

Como en el proceso de creación de cualquier producto, en el área eLearning también es necesario entender la problemática del cliente y proporcionar la solución de valor que mejor se adapte a sus necesidades. Para que esto suceda, el cliente debe participar no solo tomando partido en los hitos de validación sino que debe trasladar su visión en todas las etapas del ciclo de vida de creación del producto: Análisis, Diseño, Implementación, Despliegue y Evaluación.

El proceso Design Thinking aplicado a la producción de contenidos eLearning presenta 7 etapas:

  1. Definición. En esta primera etapa, que tradicionalmente se corresponde con el análisis de requisitos funcionales y técnicos del producto, debe también recoger de forma expresa los problemas que se tratan de resolver y los factores de éxito para el usuario final.
  2. Reinvestigación. Es el momento de revisar el histórico del problema que se desea resolver y recopilar información sobre iniciativas anteriores, lecciones aprendidas, etc.
  3. Ideación: Se corresponde con la etapa de Diseño donde se generan tantas ideas como sea posible para dar respuesta a las necesidades identificadas. Para ello se utilizan técnicas de creatividad que ayudan a visualizar el producto y dan paso a la creación del prototipo.
  4. Prototipo. Debe ser el instrumento para ampliar y refinar la idea. El prototipo se puede presentar al usuario final para obtener un primer feedback.
  5. Elegir. Antes de dar paso a la siguiente etapa del ciclo de vida del producto debemos validar el prototipo. Es decir, elegir la idea que mejor sea capaz de resolver el problema.
  6. Implementar. En la etapa de implementación se planifica, se desarrolla y se chequea el resultado en los hitos de validación intermedios. El cliente y el equipo de desarrollo trabajan como un solo equipo con el objetivo de hacer realidad la idea del producto.
  7. Aprender. Es el momento de realizar el despliegue del producto y evaluar el resultado. Debemos ver lo que funciona lo que no funciona así como medir el éxito del producto según los parámetros que hemos establecido en la fase de definición. Toda esta información nos proporciona los aspectos de mejora sobre los que establecerernos un plan de acción.

¿Qué valores deben regir el desarrollo de contenido bajo un proceso de desarrollo de contenido Design Thinking?

  • Encontrar la simplicidad en la complejidad
  • Buscar la funcionalidad pero dando importancia al diseño
  • Mejorar la calidad de experiencia de usuario
  • Crear soluciones “elegantes”
  • Dar respuesta a las necesidades de las personas
     

Comparte esta noticia