La imparable evolución del aprendizaje

. Ya en la antigua Grecia, una de las épocas más prolíficas desde mi punto de vista para el desarrollo del conocimiento humano, la forma de aprender consistía en el seguimiento de un experto en un lugar más o menos público y trabajar en las distintas hipótesis que se planteaban. Las doslaves que me gustaría destacar son: la cercanía del maestro y los alumnos y el trabajo práctico. Este modelo se contrapone al formato actual de aprendizaje, heredado de la Edad Media y la influencia de la iglesia, en el que en un espacio cerrado y distanciado de los alumnos un experto expone sus hipótesis y resultados para posteriormente evaluar la memorización de estas teorías. ¿Con cuál de estos aprendizajes te sientes más identificado? ¿En cuál consideras que el conocimiento se distribuye y evoluciona con más facilidad? Actualmente, en plena era de la información (¿y el conocimiento?) surgen iniciativas muy interesantes que intentan mejorar el modelo de aprendizaje obsoleto que continuamos aplicando. Entre las que he visto últimamente me han llamado especialmente la atención las siguientes:

  • Entornos personalizados de aprendizaje (PLE): este tipo de entornos permiten a los alumnos seleccionar aquellos recursos (contenidos en cualquier formato, expertos, foros), que consideran más adecuados para adquirir los conocimientos que necesitan. La tecnología social media ha favorecido este modelo de aprendizaje. La valoración de los recursos, la facilidad para compartirlos, la posibilidad de organizarlos para su estudio posterior y los futuros buscadores semánticos son herramientas que nos permiten una experiencia de aprendizaje individualizada y adaptada a nuestras necesidades. Esto se une a la intención e interés en aprender que debemos aportar cada uno y que asegura en gran medida el éxito de dicho aprendizaje.
  • Nuevo formato de aulas: el modelo de aula cerrado tiene fecha de caducidad. Los entornos personales de aprendizaje comentados antes ya han sacado el aprendizaje de las aulas. Una conexión a Internet, un ordenador portátil, un dispositivo móvil y comienza el aprendizaje. En Suecia, además, han creado unas escuelas sin aulas (Vittra) en la que se fomenta la ubicuidad del aprendizaje. En este caso se imitan los entornos creados en empresas exitosas de última generación como Google. Como en el caso anterior se fomenta la autodisciplina, el esfuerzo individual y la consecución de objetivos.
  • Neuroinducción: en este caso, aún en estudio, nos acercamos a situaciones similares a las vistas en películas de ficción como Matrix. Según un artículo al respecto publicado por Dolors Reig, unos investigadores de la Universidad de Boston junto con la Universidad de Japón están trabajando en la implantación de patrones en el cerebro visual mediante magnetismo. Como conclusión interesante a este estudio está que el aprendizaje inconsciente mejoraba el desempeño de las tareas.

No tengo claro cómo será el futuro en lo relativo al aprendizaje, pero está claro que será diferente a como lo hemos conocido hasta ahora. Lo que si tengo claro es que hay valores asociados que no se perderán y serán la base de todo aprendizaje: el interés por aprender y el trabajo posterior para afianzar y mejorar dicho aprendizaje. ¿Conoces nuevas formas de aprender que te hayan impactado?

PoJosé Manuel Ramos, Responsable de desarrollo de servicios de Ibermática Social Business Media

Comparte esta noticia