Learning Office

Tengo una plataforma eLearning ¿y ahora qué?

En muchas ocasiones desarrollamos proyectos para empresas en los que implementamos un sistema elearning. Son proyectos acotados, con carga tecnológica (implantación de la plataforma, personalización, creación de contenidos, etc) pero también metodológica (identificación de roles, permisos asociados, definición de los procesos de gestión de la plataforma, etc.).

Sin embargo, una vez que el sistema eLearning está puesto en marcha, ¿cómo se puede asegurar su correcto despliegue para que se mantenga como un sistema de aprendizaje actualizado y útil?

Esto se puede conseguir mediante lo que llamamos Learning Office, se trata de la definición de una serie de procesos formativos, gestionados de forma experta, eficiente y competente.

Learning Office

Estos procesos hay que definirlos y adaptarlos a las necesidades organizativas que se detecten, aunque los siguientes procesos pueden considerarse los más críticos para la correcta gestión de un sistema eLearning:

  • Organización de la formación: es el proceso encargado de realizar todas las actividades necesarias para poner en marcha el curso. Sus principales actividades pueden ser:
    • Crear los cursos en la plataforma con el material didáctico.
    • Crear la documentación de soporte para los alumnos (guías de la plataforma, mensajes de bienvenida, FAQs, etc.).
    • Matriculación de los alumnos en el curso.
    • Revisión de todo el material incluido en el curso
  • Creación de contenido: se trata de todas las actividades orientadas a asegurar la correcta integración de contenidos scorm, principalmente, en la plataforma. Las actividades más significativas son:
    • Crear un libro de estilo identificando los aspectos didácticos, interfaz gráfico, requisitos tecnológicos que deben cumplir.
    • Comprobar que los contenidos elaborados por otros proveedores cumplen los estándares identificados en el libro de estilo.
    • Producción de contenidos a medida bajo los estándares identificados en el libro de estilo, así como el mantenimiento de dicho contenido.
  • Ejecución de la acción formativa: son las actividades necesarias para facilitar el aprendizaje de los alumnos mediante la gestión pedagógica y organizativa del curso, principalmente, mediante la tutorización y dinamización del mismo.
  • Gestión de incidencias: proporcionar el apoyo técnico necesario al alumno para el acceso a la formación. Este soporte puede realizarse tanto vía telefónica como por correo electrónico, y un aspecto clave para su correcto funcionamiento es la rapidez de respuesta y resolución de la incidencia.
  • Tecnología: implica a todas las actividades de mantenimiento que se puedan dar sobre la plataforma LMS. Pueden ser muy diversas, aunque las más habituales están orientadas a:
    • Realizar el mantenimiento del servicio de hosting (si procede) y de la plataforma.
    • Implementar los desarrollos a medida que se identifiquen para que la plataforma satisfaga las necesidades del equipo gestor.
  • Asistencia técnica: proporcionar soporte necesario para actividades diversas y gestionar incidencias del equipo gestor de la plataforma.

Todos estos procesos tienen sus propios indicadores, de los cuales se hace un seguimiento periódico que permite realizar mediciones del sistema así como identificar mejoras para la evolución del sistema eLearning.

El despliegue de estos procesos, tras la puesta en marcha en un sistema eLearning, aporta los siguientes beneficios a su equipo gestor:

  • Tener una estructura de servicio robusta y dinámica que se adapta  las necesidades de la organización.
  • Disponer de un equipo de personas, recursos y tecnología especializados a unos costes predecibles.
  • Mejorar la eficiencia global y marco para la mejora continua.
  • Medición, seguimiento de indicadores, informes, compromiso de nivel de servicio.
  • Servicios a la carta conforme a las necesidades organizativas.

¿Le parece interesante y quiere conocer más sobre la Learning Office? No lo dude más y contacte con nosotros.

Comparte esta noticia